Home Historia In Memoriam, D. Francisco Campos Gómez

In Memoriam, D. Francisco Campos Gómez

"In Memoriam". Don Francisco Campos Gómez

Poema: Francisco Heredia Moreno

    

     Hay escritos que uno nunca piensa que va a tener que afrontar cuando se pone delante de un ordenador, quizás ni se le pasa por la imaginación y más cuando se refiere a la perdida de esa persona que había confiado ciegamente en ti para que fueras la encargada de divulgar, difundir y dejar plasmada en la historia de nuestra gran Semana Santa el quehacer diario de tu Cofradía.

 

Se que no es fácil el transmitir en unas líneas los sentimientos que cada uno de nosotros podríamos tener hacía Francisco Campos Gómez, quizás por mi edad queden fuera de él muchísimas anécdotas y recuerdos que otros hubieran querido plasmar; pero os aseguro, a todo aquel que lea este “in memorian”, que en él va el recuerdo que la persona de Paco ha dejado en estos últimos años a sus hermanos cofrades y a esos hombres de trono que cada Miércoles Santo, junto con él, acudían a la llamada de nuestra Madre de los Desamparados.

 

Francisco Campos, profesional del magisterio, era uno más de tantos que forman la Cofradía del Huerto y los Desamparados, en el que su vinculación se encuentra en su niñez, transcurrida en el barrio del “Mercao”, en los alrededores de su calle San Francisco, y no muy lejanos de esa Iglesia que alberga a sus Sagrados Titulares. A lo largo de sus cincuenta y tres años de unión a esos colores nazarenos que para el tanto representaban como eran el burdeos de su Cristo y el azul de su Virgen, Paco ha desempeñado diversos cargos en distintas Juntas de Gobierno de su Cofradía y fue pregonero del Señor del Huerto y su Virgen de los “Mamparaos” en la cuaresma de 1.994. Pero posiblemente por lo que más sea recordado Francisco Campos, sean por las cerca de tres décadas al frente del trono de María Santísima de los Desamparados, guiando Miércoles Santo tras Miércoles Santo a la Reina de la Villa por las calles veleñas, como mayordomo de trono. Paco, siempre tenía una frase de amistad y animo para cada uno de sus horquilleros.

 

Paco, ha sido una persona como casi todos los cofrades, de los que le bullía la sangre del corazón cuando llegaba el miércoles de ceniza y se acercaba la Semana Santa; de los que vivían momentos de altibajo ante el día a día de la Cofradía; de los que pensaban proyectos irrealizables que acababan siendo realidad. Y quizás, su ilusión de cofrade volvió a renacer hace un par de años, cuando la Junta de Gobierno de la Cofradía emprendió el proyecto del nuevo trono para la Virgen de los Desamparados; había que aunar esfuerzos, ganas e ilusiones; había que remar todos hacía el mismo lado contra marea y corriente, con fuerzas y sin desvanecer para que ese sueño que parecía una quimera se alcanzara en breve; y ahí estuvo Paco con tantas o más ilusión y ganas que los demás.

 

Pienso, que el ambiente existente en la Cofradía, gracias al cual se había conseguido los grandes logros de años atrás habían dado a Paco el empuje necesario para pensarse presentar a Hermano Mayor. Pero antes de eso hubo un Miércoles Santo, un 7 de abril, fue su “último” Miércoles Santo, y sin saber porqué, pienso que Paco lo sabía; llego con la hora justa de salir, no venía en las mejores condiciones para hacer un desfile procesional, pero no quería faltar a su cita anual con su Virgen y sus horquilleros; además recuerdo que el calor apretó de lo lindo esa noche queriendo ser verano de primavera, lo que sin duda hizo que el cansancio acumulado fuera aún mayor. Cuando llego la hora del encierro, Paco abandono esa campana que durante tantos Miércoles Santo ha sido su fiel compañera, y se fue a la cola del trono, quería hacer sus últimos pasos como nazareno azul al lado de esos horquilleros que más sufren bajo ese cielo aterciopelado que es el manto de nuestra Virgen de los Desamparados, y cuando el trono descanso en el suelo, mientras que el del Señor del Huerto iniciaba las maniobras para introducirse en los “tinglaos”, nos fundimos en un fuerte abrazo y con lágrimas en los ojos se despidió pidiéndome que dijera a todos que se había marchado. Cuando escribo este artículo pienso que no se porque, y de esas corazonadas que te dan la vida, Paco sabía que había sido su “último” Miércoles Santo; había sido su ultima procesión en la que junto sus hermanos cofrades y sus horquilleros había vuelto a ser un “pescador” de esperanza y vida, recordando a aquellos discípulos de aquel joven judío de Galilea entonando el “Pescador de Hombres”  al paso de nuestra Santísima Virgen por las calles de nuestra ciudad; Paco sabía, que el próximo Miércoles Santo, sería un discípulo más de los que en Getsemaní durmieron bajo ese olivo de la vida mientras el Señor oraba. 

 

Tras Semana Santa, tras un lunes de Pentecostés en el que se abrían balcones de esperanza, llegó el 16 de Julio, día en que la Cofradía del Huerto y los Desamparados celebraba Cabildo de Elecciones, y en la que fue ratificada por mayoría la candidatura encabezada por Francisco Campos Gómez; en ella se presento el proyecto que la nueva Junta de Gobierno tenía pensado afrontar para los cuatro años venideros: obras y fines sociales, finalización del bordado del palio, ánforas para el trono de la Virgen.....pero sobre todo ellos resaltaba uno, la construcción de la Casa-Hermandad Museo de la Cofradía en los aledaños de la Iglesia de San Francisco; allí se presentaron los primeros bocetos y planos. Era el sueño de Francisco Campos, que había hecho llegar a unos pocos, y que se convertía en una ilusión de todos, y desde ese momento en bandera de su Cofradía.

 

Sin perder de vista la salida extraordinaria de la Virgen de los Desamparados el 16 de Octubre y todos sus preparativos, Paco quería realizar la jura de cargos de la nueva Junta de Gobierno una vez pasado el verano; concretamente se fijo la fecha para el sábado 4 de Septiembre, pero las desdicha del tiempo y los acontecimientos acaecidos hicieron que la misma no se pudiera llevar a efecto.

 

El la madrugada del día 1 de septiembre, cuando “todo” volvía a la normalidad y el verano se daba oficiosamente por acabado, nuestro Hermano Francisco Campos, nos dejaba; el Maestro de los maestros lo había llamado, pues a partir de ese día impartiría docencia en el Paraiso. La verdad, es que nadie lo esperábamos; su mayor ilusión y la de otros muchos,  que por primera vez iban a formar parte de la Junta de Gobierno de la Cofradía, que era la jura de cargos se había visto desvanecida a pocos días de su celebración. Nos dejo, coincidencias de la vida, un Miércoles, como el día que más esperaba durante todo el año; las muestras de condolencia fueron numerosísimas, y al día siguiente las puertas de San Francisco se abrían excepcionalmente, para darle un multitudinario adiós, que en estos casos seguro estoy que es un hasta pronto. A los pies de nuestros Sagrados Titulares, en su capilla lateral de San Francisco, presidistes tu propio funeral; pero el momento sin duda alguna más emotivo fue el de la despedida de ellos; apenas se podían contener las lágrimas cuando tu “trono” era portado por seis cofrades con traje negro y con “los zapatos muy muy limpios; sin mota alguna de polvo” como tu querías. Te llevaban con orgullo, por el pasillo central de la Iglesia, al ritmo del mejor paso veleño, teniendo como marcha procesional el Ave María de Shubert; con paso lento, muy lento, en los que tardastes cuatro minutos en recorrer sesenta metros que te separaban del dintel de la puerta.

 

El día 4 de septiembre, su Junta de Gobierno y sus Hermanos Cofrades, celebramos la santa misa por el eterno descanso de su alma, con un firme compromiso público, el de continuar; su ilusión se había convertido en la nuestra, y la confianza que él había depositado en cada uno de nosotros para formar parte de su Junta de Gobierno debía ser correspondida por cada uno de nosotros para que en un futuro no muy lejano, junto a la capilla de nuestros Sagrados Titulares, en la Plaza Palacio, se levante poco a poco ese sueño de ladrillos y hormigón que entre todos convertiremos en la deseada Casa de Hermandad, que Paco quería para sus Sagradas Imágenes y para sus Hermanos Cofrades.

 

Paco, sabemos que allá donde estés, también nos ayudarás como uno más; y que este Miércoles Santo nuevamente estarás al pie de la campana de tu Virgen “Niña” para que a “paso marinero a la contra” y entonando el Pescador de Hombre, vuelvas a formar parte de nuestro desfile con ese cortejo celestial que cada Miércoles Santo emprende camino desde el barrio del “Mercao”; y que con tu eterno capataz, el “Titi”, y con tantos horquilleros que un día nos acompañaron bajo los varales del palio estáis sin duda más cerca de esa “Mirada” de tu Virgen que pregonarás en el 1.994; esa Virgen que como tu bien decías “ te ampare bajo su celeste manto y que su Hijo, el Señor del Huerto, te ayude a pasar el cáliz de la vida”.

 

Pero no quiero que sean mis palabras, las que dejen por último plasmada en estas líneas la memoria y el vacío que en nosotros has dejado; sino el sentimiento y los versos de uno de esos hombres que durante tus años de mayordomo de trono ha ido junto a ti año tras año cada Miércoles Santo, y que a los pocos días de tu adiós, nos lo dejaba para el recuerdo.

 

Que callen trompetas y tambores,

que las campanas de San Francisco

repiquen sin parar.

Pues, Jesús Orando en el Huerto

a Campitos acaba de llamar.

La Virgen Desamparada

con desconsuelo llorando está,

y nosotros sus Hermanos

lo hacemos junto al altar.

 

Un ángel de cabellos blancos,

vino para llevárselo ya,

a lomos de su caballo

acabamos de verlo pasar.

Que repiquen las campanas,

las campanas de San Juan.

 

El Miércoles Santo

un crespón negro debemos llevar

atado a tu campana

que nunca has de volver a tocar.

Tu mazo, mudo queda,

Tu himno, habremos de entonar

con lágrimas en los ojos,

por ti una vez más.

Que doblen las campanas

con toque de funeral.

 

 
Patrocinadores
Ibip
Instalación de Gasolineras. Centros de Lavado. Centros Autorizados para Rent-Car. Servicio Técnico de Electricidad y Fontanería. Construcción en General. Reformas de Viviendas. Proyectos Generales. Diseños Integrales a 3D.Instalación de Puntos Limpios
Ibip
Instalación de Gasolineras. Centros de Lavado. Centros Autorizados para Rent-Car. Servicio Técnico de Electricidad y Fontanería. Construcción en General. Reformas de Viviendas. Proyectos Generales. Diseños Integrales a 3D.Instalación de Puntos Limpios